Una ciudad turística y cultural que sea sostenible. Kioto es también una pionera en lo que respecta al medioambiente. En 1997, se celebró la tercera Conferencia de las Naciones sobre el Cambio Climático (COP3) y se adoptó el Protocolo de Kioto.

Con esto, la antigua capital de Japón atrajo la atención del mundo no solo como una ciudad turística, sino como una metrópolis preocupada por su entorno. Además, también existe una fuerte conciencia sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que deben alcanzarse para 2030.

Una Ciudad Turística Y Cultural Que Sea Sostenible

Una ciudad turística

Si nos remontamos en la historia de Kioto, descubriremos que los paisajes y el ambiente de esta ciudad han sido denominados como sanshisuimei. Este concepto hace referencia a la belleza de las montañas que rodean Kioto y a sus aguas cristalinas.

En el centro, a pesar de ser una zona urbana, se pueden observar los montes Higashiyama, Kitayama y Nishiyama. Otra de las particularidades de Kioto es que también hay muchos lugares donde se puede disfrutar del agua, como las terrazas de los ríos Kamo y Kifune o el canal dentro del recinto del santuario Shimogamo.

Una ciudad turística

Los jardines japoneses, cultura que nació en Kioto y que toman prestados los paisajes naturales, también se han integrado a la vida urbana. En otras palabras, Kioto es una ciudad industrial con una población de más de 1.400.000 personas, en la que también se puede disfrutar de una vasta y maravillosa naturaleza.

A lo largo de sus 1.200 años de historia, ha sido una ciudad única que ha sabido fusionar los aspectos urbanos con la naturaleza y la tradición con la innovación. En la actualidad no es suficiente ser una ciudad sostenible con respecto al medioambiente, sino también en lo relacionado con el turismo cultural.

En diciembre de 2019, se celebró la Cuarta Conferencia Mundial de la Organización Mundial del Turismo y la Unesco sobre turismo y cultura en el Centro Nacional de Convenciones Internacionales de Kioto. En ella participaron los ministros encargados de la promoción turística de cerca de 70 países y, en total, asistieron cerca de 1.500 personas.

El tema central de la cumbre era “Turismo, cultura y los ODS: invertir en las generaciones futuras” y se dialogó sobre las posibilidades del turismo y la cultura con miras a alcanzar los ODS propuestos por la ONU. Los participantes se centraron en subtemas tales como la herencia de la cultura, las comunidades regionales y la formación de recursos humanos.

¿Ya nos sigues en facebook?

Durante la cumbre, Kadokawa Daisaku, gobernador de la ciudad de Kioto, presentó un plan denominado el Modelo de Kioto que propone el establecimiento de una relación ideal entre las comunidades locales, la cultura y el turismo para cumplir con los ODS.

Es decir, conseguir un equilibrio entre el turismo internacional y la vida de los habitantes locales para hacer frente al exceso de turismo, un problema a nivel mundial.

En la actualidad, la pandemia del coronavirus ha limitado el movimiento internacional de personas, pero llegará el momento en el que volverán los grandes flujos de turistas. En ese momento, es probable que se reconsidere la importancia del Modelo de Kioto que busca ofrecer una vía para construir ciudades turísticas de atractivo internacional que sean sostenibles.

Lee: Una Antigua Capital Que Trabajó Para Ser Una Moderna Ciudad