Asumui. Daisekirinzan está ubicado en Hedodake, un monte situado en las inmediaciones del cabo Hedo, en el extremo septentrional de la isla principal. Aunque las rocas calizas de la zona permanecieron sumergidas en el mar hasta hace 250 millones de años, se elevaron a la superficie debido a los movimientos tectónicos.

¡Alto! Antes de seguir leyendo tienes que saber que esta es una segunda, haz click aquí para leer la primera.

Asumui | Un Lugar Sagrado Accesible También para Niños y Personas Mayores

Asumui

La erosión causada por el viento y la lluvia a lo largo de los años hizo que acabaran mezclándose con la vegetación y dieran así origen al pintoresco paisaje que conocemos en la actualidad.

Hedodake, conocido en la antigüedad como Asumui o Ashimui, es uno de los primeros lugares sagrados establecidos por Amamikiyo, la deidad que supuestamente fundó Ryūkyū (nombre antiguo de Okinawa).

Asumui

En la actualidad se conservan en todo el monte más de una cincuentena de lugares de culto, de ahí que Daisekirinzan esté rodeado también por un halo de misticismo. Hay cuatro rutas de senderismo en Daisekirinzan y todas ellas comienzan en Seikigoya.

¿Ya nos sigues en Facebook?

Asumui

Para llegar hasta esta cabaña, hay que tomar un autobús desde la taquilla donde se compran las entradas. La más corta de todas es la Ruta Sin Barreras Arquitectónicas, que tiene 600 metros de longitud y se recorre en unos 20 minutos.

Desde su suelo pavimentado y su terraza de madera, se ven de cerca las montañas rocosas, lo que hace de ella el camino más seguro para personas mayores y niños pequeños.

El itinerario que más suele gustar entre los visitantes combina la Ruta de las Rocas Extrañas y las Piedras Gigantescas, que se extiende por el bosque que alberga dichas rocas, con la Ruta del Mirador Churaumi, desde donde se aprecian las vistas del cabo Hedo y el azul del mar.

Los tres recorridos que hemos mencionado hasta ahora vuelven a Seikigoya, por lo que también es posible regresar en autobús. No obstante, recomendamos hacer el camino de vuelta por la Ruta del Bosque de los Laureles de Indias, que llega hasta la taquilla.