En mayo de 2022 se cumple el 50.º aniversario de la devolución de Okinawa a Japón por parte de Estados Unidos.

En este contexto, ha vuelto a surgir el interés por la historia, las costumbres y la cultura propias de la prefectura: destaca en particular la atención que recibe la región septentrional de la principal isla del archipiélago okinawense a raíz de haber sido declarada Patrimonio Natural de la Humanidad.

Daisekirinzan, un Patrimonio Natural de la Humanidad en Okinawa

Daisekirinzan

La región septentrional de la isla principal de Okinawa, conocida desde tiempos antiguos como Yanbaru, se caracteriza por su riqueza natural. Alberga el mayor bosque laurifolio de todo Japón, cuya extensión se centra en un parque nacional, y numerosas especies autóctonas de flora y fauna, entre ellas el rascón de Okinawa.

En julio de 2021 la Unesco la declaró Patrimonio Natural de la Humanidad junto con la isla de Iriomote-jima, situada también en Okinawa, y las de Tokunoshima y Amami Ōshima, pertenecientes a la prefectura de Kagoshima. El organismo de las Naciones Unidas reconocía así que se trataba de una zona de suma importancia para la conservación de la biodiversidad.

Daisekirinzan

Los principales enclaves turísticos de Okinawa se concentran en la región meridional, donde se encuentra Naha —la capital okinawense—, y en la costa occidental, una zona de la región central en la que abundan los complejos hoteleros.

¿Ya nos sigues en Facebook?

Daisekirinzan

Hasta la fecha, lo más al norte que se desplazaban los turistas eran las inmediaciones del Acuario Churaumi, en la ciudad de Nago; sin embargo, la región declarada Patrimonio Natural de la Humanidad abarca lugares más septentrionales incluso: Kunigami-son, Higashi-son y Ōgimi-son.

Además de tratarse de sitios relativamente desconocidos, conviene recordar que el Parque Nacional de Yanbaru es inmenso, de ahí que cueste decidir qué visitar.

Por consiguiente, nos gustaría recomendar un punto en concreto: Daisekirinzan, en el extremo más septentrional de la isla principal, permite disfrutar de la naturaleza de Yanbaru en todo su esplendor no solo por sus paisajes de roca caliza, sino también por las rutas de senderismo que se pueden hacer entre los gigantescos laureles de Indias.

Lee: La Meca de la Yachimun Surgió Tras un Incidente de Contaminación