“Queremos ser los sucesores del proyecto de Chūichi”. El número de personas que apoyaban el proyecto de Chūichi fue aumentando gradualmente, pero él seguía siendo el pilar central, único e irremplazable.

¡Alto! Antes de seguir leyendo tienes que saber que ésta es una cuarta parte, haz click aquí para leer la tercera.

“Queremos ser los Sucesores del Proyecto de Chūichi”

“Queremos ser los Sucesores del Proyecto de Chūichi”

Aunque continuaba labrando el monte con vigor, al acercarse a los 90 años empezó a preguntarse qué sería de su bosque en el futuro y si alguien podría tomar el relevo mientras él todavía gozaba de buena salud. Fue entonces cuando aparecieron dos jóvenes emprendedores de Akiruno que se ofrecieron a seguir sus pasos.

Takamizu Ken y Minamishima Yūki, nacidos en 1990 y compañeros del equipo de béisbol en la universidad, fundaron juntos la empresa do-mo en 2016 para revitalizar Itsukaichi mediante el desarrollo de productos con materias primas locales, la gestión de establecimientos de restauración y la organización de eventos.

“Queremos ser los Sucesores del Proyecto de Chūichi”

Uno de los productos típicos que proyectaron es el amacha (‘té dulce’): “La planta de amacha es una mutación de la hortensia de montaña, por lo que pensamos que podría crecer bien en Ajisai-yama y le pedimos a Chūichi que lo plantara en lo alto del monte”, recuerda Takamizu. Chūichi es tan famoso en Akiruno que no hay nadie allí que no le conozca.

Pero, cuando Takamizu y Minamishima lo conocieron en persona y les contó su historia personal, les conmovió aquella forma de vivir. Así fue como le pidieron que los aceptara como aprendices: “Ajisai-yama es un tesoro de la región y un recurso turístico imprescindible para la ciudad de Akiruno.

“Queremos ser los Sucesores del Proyecto de Chūichi”

¿Ya nos sigues en facebook?

No sabemos absolutamente nada de las hortensias, pero queremos implicarnos. ¿Nos podría enseñar?”. Entre los dos pensaron en cómo convertir Ajisai-yama en la pieza clave del turismo sostenible de Akiruno.

Chūichi mantuvo el monte abierto al público de forma gratuita durante 30 años, hasta que cumplió los 70 y colocó una caja en la entrada para recaudar 300 yenes por persona como “contribución voluntaria”, pero ha gestionado el lugar casi completamente con sus propios fondos.

Takamizu y su equipo montaron un punto de recepción para cobrar 500 yenes por la entrada y 500 más por el aparcamiento durante la floración de las hortensias. También empezaron a recaudar fondos mediante microfinanciación colectiva (crowdfunding).

Ajisai-yama

En 2019 pusieron un servicio de autobuses desde la estación de Musashi-Itsukaichi, sobre todo los fines de semana, y el monte se iluminaba. También instalaron un observatorio como atracción principal.

En colaboración con la empresa de parques de atracciones Tokyo Summerland, se celebró un concierto de la cantante Katō Tokiko y una plantada de hortensias conmemorativa bajo el título Proyecto de un Millón de Hortensias.