Salvar vidas. De padres esrilanqueses y nacida en Nagoya, Sakura Wimalasuriya—conocida en Japón también como Wim Sakura—pasó su infancia en Sri Lanka y el Reino Unido, pero se mudó a Japón al empezar la escuela primaria. “En la escuela primaria me di cuenta de que mis orígenes esrilanqueses me hacían ligeramente distinta de mis compañeros.

¡Alto! Antes de seguir leyendo tienes que saber que esta es una segunda parte, haz click aquí para leer la primera.

Salvar Vidas | Una Esrilanquesa Nacida en Japón

Salvar vidas Wim Sakura

Fue entonces cuando comencé a interesarme por mis lazos con otras naciones en vías de desarrollo, entre ellas la propia Sri Lanka.

Mis padres me decían que Japón era un país muy próspero, donde se vivía en paz y existían unos estándares educativos altos, de ahí que desde una edad muy temprana tuviera clarísimo que quería beneficiarme de poder educarme en un ambiente tan privilegiado y aprovechar lo aprendido para servir a los demás”, explica.

Wim Sakura salvar vidas

No obstante, Sakura confiesa que era una niña introvertida. “No me gustaba mi nombre porque no entendía que me pudiera llamar Sakura y tener el aspecto que tenía. Me forzaba a comportarme lo más japonesa posible”, añade.

¿Ya nos sigues en Facebook?

Wim Sakura salvar vidas

Cursó la secundaria básica en un instituto enorme, donde había otros estudiantes como ella, de origen extranjero, y entró así en contacto con un ambiente marcado por la diversidad. Eso hizo que se sintiera liberada y se metiera de lleno en las actividades extraescolares y la asamblea estudiantil, lo que a su vez se tradujo en una vida escolar muy activa.

“Me sentía afortunada de llamarme Sakura, ya que es un nombre que la gente recordaba con facilidad”, prosigue.

Esa fue también la época en la que Sakura comenzó a plantearse de manera concreta qué quería hacer en el futuro: se emocionó al ver un documental de una mujer japonesa que trabajaba como comadrona en África gracias a Médicos Sin Fronteras y supo que ella también quería dedicarse a algo relacionado con la medicina que le permitiera salvar vidas allá donde fuera necesario.

Además, tenía muy fresco en la memoria el recuerdo del terremoto de Sumatra, ocurrido cuando era estudiante de primaria, y del posterior tsunami: la ola gigante produjo daños en las cosas de Sri Lanka y varios parientes de su padre fallecieron.