La manipulación del registro de asistencia. Maeda Tomomi (nombre ficticio) dejó su trabajo a tiempo parcial en el sector de la belleza a finales de 2020 porque la presionaron para que dimitiera.

¡Alto! Antes de seguir leyendo tienes que saber que esta es una segunda parte, haz clic aquí para leer la primera.

La Manipulación del Registro de Asistencia

Al preguntarle el motivo por el que la obligaron a dejarlo, recuerda que la actitud de la empresa empeoró de repente tras cierto episodio: “Ahora veo que la forma de marcar el registro de asistencia era un poco rara. Creo que me echaron porque se la cuestioné”.

En abril de 2020, a pesar de que el establecimiento permaneció abierto y Maeda siguió yendo a trabajar, en el registro de asistencia figuraba como “suspensión de empleo por pandemia”. Aunque le pagaban el salario, no le cuadraba lo que ponía en el registro y se lo consultó a la dirección varias veces.

A principios de mayo, la actitud de la empresa se endureció: “Si tanto te quejas, no hace falta que sigas viniendo a trabajar”. En septiembre la presionaron para que renunciara. El registro de asistencia es muy importante para demostrar que los empleados están suspendidos de empleo cuando la empresa solicita el subsidio público por la pandemia.

¿Ya nos sigues en Facebook?

¿Qué significa que el registro no coincida con la realidad? Las inspecciones de la Junta de Auditorías en el año fiscal 2020 han revelado que, de las 49 empresas investigadas en Japón, cinco (un 10 %) habían percibido indebidamente 96,73 millones de yenes mediante el subsidio de empleo por la pandemia.

La Junta concluye que los tres métodos más utilizados para la estafa fueron: 1) fingir que un empleado no contratado estaba contratado; 2) fingir que se pagaba la prestación por suspensión de empleo pero no abonarla; 3) fingir que un empleado estaba suspendido de empleo cuando en realidad seguía trabajando.

En el caso de Aikawa, se recurrió a los dos primeros métodos, mientras que en el de Maeda se utilizó el tercero.