“Puedes ganarte la vida en locales de entretenimiento sexual”. Aikawa se encontró de repente desempleada y sin acceso a la ayuda pública. De aquello hace un año y medio, pero su vida no ha hecho más que complicarse. Ingresa un máximo de unos 80.000 yenes al mes trabajando por horas. Su hijo empezó la escuela primaria en abril, lo que conlleva ciertos gastos.

¡Alto! Antes de seguir leyendo tienes que saber que esta es una cuarta parte, haz clic aquí para leer la tercera.

“Puedes ganarte la vida en locales de entretenimiento sexual”

Como sus ingresos no le permitían mantenerse, pidió dos millones de yenes en préstamos públicos, como los minicréditos de emergencia que concede el Gobierno.

Sin embargo, Aikawa ya ha gastado prácticamente todo el dinero que le prestaron y comenta: “Tengo que empezar a devolver los préstamos en abril del año que viene, pero estoy preocupada porque no sé si, al ser una madre soltera que solo trabaja por horas, me perdonarán la deuda”.

Por si la situación fuera poco, el trato que le imponen en la Administración local sumió a Aikawa en una depresión. Existe un subsidio para garantizar la vivienda a personas con bajos ingresos y sin empleo que ronda los 80.000 yenes mensuales y se destina al pago del alquiler.

¿Ya nos sigues en Facebook?

Para beneficiarse de dicha ayuda, hay que acudir a la ventanilla de la municipalidad todos los meses, explicar qué acciones se están tomando para buscar empleo y mostrar la cartilla de ahorros.

En la cita mensual en la municipalidad, los funcionarios examinan minuciosamente su cuenta y la “orientan” con indicaciones como “¿Este gasto no era innecesario?”, pero un día le dijeron algo increíble: “Si no encuentras trabajo, haz lo que sea. Lo que pasa es que no estás motivada. Hay muchas mujeres que se ganan la vida en locales de entretenimiento sexual”.

Ahora que la pandemia está más controlada y se han levantado las restricciones horarias del sector de la restauración, empiezan a salir algunas ofertas en el servicio público de empleo Hello Work.

Sin embargo, Aikawa constata que, como madre soltera, lo tiene muy difícil para reincorporarse en el mercado laboral, ya que en muchas entrevistas a las que acude se plantea como un impedimento la posibilidad de que las escuelas cierren al declararse un nuevo estado de emergencia y ella deba faltar al trabajo para ocuparse de su hijo.