El sur de la isla, un infierno de muerte y destrucción. La isla principal de Okinawa es larga de norte a sur y estrecha. Los estadounidenses tomaron primero el centro con la intención de dividirla en dos partes.

¡Alto! Antes de seguir leyendo tienes que saber que esta es una tercera parte, haz click aquí para leer la segunda.

El Sur de la Isla | Un Infierno de Muerte y Destrucción

El Sur de la Isla

La mayor parte de sus efectivos fueron avanzando hacia el sur, hacia Naha y el castillo de Shuri, donde se encontraban los cuarteles generales del ejército japonés en Okinawa. Cuando, a finales de mayo, los norteamericanos se aproximaron a Shuri, el hospital militar recibió la orden de trasladarse al sur.

Las estudiantes-enfermeras, acompañando a los pacientes que podían caminar, fueron hasta Itoman, en el extremo sur de la isla. En la zona de Ihara había muchos gama, seis de los cuales fueron aprovechados para instalar el hospital. Pero para entonces las reservas de medicamentos habían tocado ya fondo y el “hospital” había dejado de serlo.

El 18 de junio, cuando las posiciones japonesas en Ihara estaban a punto de caer en manos norteamericanas, las himeyuri recibieron la orden de disolución. Se dejó a aquellas quinceañeras sin ninguna protección, expuestas a todos los peligros de la guerra, diciéndoles que a partir de aquel momento deberían decidir ellas mismas qué hacer.

¿Ya nos sigues en Facebook?

En aquella época, se había educado a las jóvenes en el miedo a los kichiku beiei (literalmente, “bestias anglosajonas”), por lo que ser hechas prisioneras era la posibilidad más temida. Sin tener adónde ir, fueron huyendo en dirección a la costa sur, aprovechando como refugios provisionales las zonas de vegetación más espesa o los escondrijos entre las rocas.

Muchas perecieron durante el camino, víctimas del fuego enemigo.

El Monumento y Museo Himeyuri de la Paz

En el cabo Arasaki pueden verse una lápida y una placa explicativa (Recordatorio Himeyuri Gakuto Sanka) en el paraje rocoso en el que una de las maestras, que había entrado en pánico ante el fuego enemigo, hizo explotar la granada que portaba causándose la muerte a sí misma y a las alumnas que huían con ella.

La batalla de Okinawa causó 136 víctimas mortales entre las enfermeras himeyuri, incluyendo a algunas profesoras. Cerca del 90 %, 117, perdieron la vida después de recibir la orden de disolución, lo que indica la intensidad de los combates que se desarrollaron en el extremo sur de la isla en la última fase de la batalla.