El templo Kōgan-ji de Kanazawa y su campana para emergencias que nunca sonó. Durante el período Edo, la campana del templo Kōgan-ji debía avisar al castillo de Kanazawa de la llegada de un inminente peligro. Cuentan que nunca se escuchó su sonido.

Durante el período Edo, los templos y santuarios que se encontraban bajo el control del castillo de Kanazawa fueron reubicados y repartidos en tres lugares distintos. Entre ellos, el conjunto de Teramachi era el de mayor tamaño ya que agrupaba alrededor de 70 templos y santuarios.

El Templo Kōgan-ji de Kanazawa y su Campana

El Templo Kōgan-ji

Dentro del conjunto de Teramachi, el templo que más destaca es el Kōgan-ji, cuyo soberbio paisaje puede contemplarse desde la calle. Llaman la atención los hermosos relieves instalados en la superficie triangular de su tejado alto.

Antiguamente se podía ver el castillo de Kanazawa desde el campanario del Kōgan-ji, donde se debía hacer sonar la campana para advertir ante una emergencia o un peligro. Este templo era, por tanto, protector del castillo de Kanazawa.

El Templo Kōgan-ji

¿Ya nos sigues en facebook?

Sin embargo, la campana no fue golpeada ni una sola vez durante el período Edo, por lo que pasó a ser conocida como tsukazu-no-kane, la “campana no tañida”. Desde su interior aún se puede contemplar la muralla de piedra del castillo de Kanazawa.

El Templo Kōgan-ji

En 2012, el conjunto de templos de Teramachi, entre los que se incluye el Kōgan-ji, fue designado como un “distrito importante digno de ser preservado por su conjunto de edificios tradicionales”.

Lee: Una Arquitectura Urbana Adaptada a los Tiempos de Crisis