Ir al lugar de los hechos para “sentir” a sus protagonistas. Si seguimos en dirección oeste por el camino de Li Hongzhang, nos toparemos con el templo Injō, perteneciente a la secta budista de la Tierra Pura. Durante la conferencia de paz el político y su comitiva se hospedaron aquí.

¡Alto! Antes de seguir leyendo tienes que saber que esta es una novena y última parte, haz click aquí para leer la octava.

Ir Al Lugar De Los Hechos Para “Sentir” A Sus Protagonistas

El león dormido cae ante una pequeña isla del Lejano Oriente

Por fuera no tiene nada extraño que lleve a pensar que no se trata de un templo normal y corriente. De hecho, sería muy difícil enterarse de que existe esa conexión si no hubiera un cartel explicativo afuera.

Cuando la historia se estudia a través de los libros, a menudo no se tiene la sensación de que sus protagonistas son seres humanos de carne y hueso, sino únicamente una gran cantidad de nombres de personas que se mueven por una lógica sumamente simple; en ocasiones, hasta parecen idiotas.

un poco de turismo

¿Ya nos sigues en Facebook?

Sin embargo, cuando visitamos los monumentos históricos, volvemos a recordar que los protagonistas de la historia son personas con una vida; personas con convicciones, deseos y pensamientos; personas complejas cuyas acciones se ven influidas por las dinámicas y las estrategias de los grupos a los que pertenecen.

Todo Comenzó En Shimonoseki

Además, nos damos cuenta de que la historia, tal y como la conocemos nosotros, ha sido interpretada y simplificada previamente por otros. Mucho antes de que naciéramos nosotros, en un espacio y un tiempo que escapa a nuestros cinco sentidos, el ser humano se comportaba exactamente igual que en este preciso momento.

Es algo muy natural y, por consiguiente, extrañísimo.