La ciudad minera que acaparó el 40 % de la producción de cobre de Japón fue escenario de un desastre ambiental. Para el periodo final del shogunato (1854-1867) la mina había caído en una decadencia total, pero en 1877, gracias al apoyo de personajes como el empresario Shibusawa Eiichi, la mina fue adquirida por Furukawa Ichibee, del Gobierno.

¡Alto! Antes de seguir leyendo tienes que saber que esta es una segunda y última parte, haz clic aquí para leer la primera.

La Ciudad Minera que Acaparó el 40 % de la Producción de Cobre

La Ciudad Minera

Este último introdujo las técnicas de extracción utilizadas en Occidente, que permitieron descubrir muchos nuevos yacimientos. Siete años después, la mina recuperó el primer lugar de extracción de cobre a nivel nacional.

Su prosperidad era tal que en 1891 se convirtió en la primera mina que instaló un ferrocarril eléctrico y su producción crecía a tan buen ritmo que llegó a acaparar el 40 % de la extracción total de cobre de Japón.

La Ciudad Minera

En 1916, en su periodo de mayor auge, la mina producía más de 14.000 toneladas anuales de cobre y la población de Ashio-machi creció hasta las aproximadamente 38.000 personas. También era la segunda ciudad más grande de la prefectura, tan solo detrás de Utsunomiya, y se la conocía como la ciudad minera más grande de Japón.

La empresa minera Furukawa, administradora de la mina de Ashio, se convirtió en la base del conglomerado Furukawa, que formaría empresas como Metales y Maquinaria Furukawa, Industrias Eléctricas Furukawa y la firma de electrónicos Fujitsū. No obstante, tras la Segunda Guerra Mundial, la extracción de la mina de Ashio fue decayendo hasta ser clausurada.

La Ciudad Minera

La refinadora fue la única que continúo operando unos cuantos años más, pero, finalmente, bajó el telón en 1988. La mina de Ashio fue un pilar importante en la modernización de Japón, pero no estuvo exenta de pasajes oscuros.

¿Ya nos sigues en Facebook?

En la década de 1890 se registró un incidente de contaminación que ocasionó protestas debido a los daños que sufrieron los cultivos en las zonas cercanas a la corriente del río Watarase. El incidente es recordado como el primer desastre ambiental de Japón. Las protestas fueron encabezadas por el legislador Tanaka Shōzō, quien apeló directamente al emperador Mutsuhito.

Este episodio fue recogido en los libros de primaria de las décadas de 1980 y 1990. Además, el humo de las chimeneas dañó los bosques, lo que fortaleció todavía más la imagen negativa de la mina de Ashio. El Museo Turístico de la Mina de Ashio está a una media hora en coche desde los Santuarios y Templos de Nikkō.

Después de visitar la mina, el visitante puede ir al museo de historia Furukawa Ashio para comprender con más profundidad los claroscuros de este lugar. En 1957 comenzaron los proyectos para mejorar el medioambiente en la zona con medidas como la reforestación.

En la actualidad, la corriente del río Watarase es cristalina y las montañas de Ashio han recobrado paulatinamente su verdor.