Las Reformas de la Dinastía Qing Tras la Primera Guerra del Opio. En aquella época de machismo la emperatriz viuda Cixi pudo ejercer su autoridad, a pesar de ser mujer, debido a que el emperador Guangxu aún era un niño, algo que se ha repetido en numerosas ocasiones a lo largo de la historia. Sin embargo, como todos los monarcas, este también se hizo mayor.

¡Alto! Antes de seguir leyendo tienes que saber que esta es una quinta parte, haz click aquí para leer la cuarta.

Las Reformas de la Dinastía Qing Tras la Primera Guerra del Opio

Todo Comenzó En Shimonoseki

Consecuentemente, en 1889, cuando el emperador cumplió los 17 años y se casó, Cixi se vio obligada a devolverle el poder. Cuando el emperador Guangxu, que abogaba por los valores tradicionales del confucianismo y se oponía a la modernización, comenzó a reinar, se suspendieron prácticamente todas las reformas que se habían acometido hasta la fecha.

Se cancelaron los planes de adquisición de buques de guerra y de construcción de vías férreas; tampoco se les asignaron puestos importantes a los funcionarios que habían estudiado en Europa y Norteamérica. China, que por un tiempo se había modernizado y fortalecido, volvió a sumirse en el letargo.

Todo Comenzó En Shimonoseki

¿Ya nos sigues en Facebook?

Por el contrario, Japón, que había aumentado su poder con firmeza a raíz de la Restauración Meiji, se convirtió en una nación capaz de vencer a su vecino gracias a su poderío militar. A pesar de ello, ni los funcionarios de la corte ni el propio emperador pensaban que se avecinaba una crisis.

A La Primera Guerra Del Opio

Li Hongzhang, a cargo de la Flota Beiyang, sí era consciente del poderío de Japón, pero se abstuvo de informar al monarca de la posición inferior en la que se encontraba China, puesto que no saber transmitirle bien al emperador las malas noticias podía costarle literalmente la cabeza. Todo esto se tradujo en la derrota aplastante de la guerra sinojaponesa.