Prosperó gracias al comercio continental, pero decayó tras la guerra y se convirtió en un destino turístico. Debido a su proximidad con el continente chino y la península de Corea, el comercio de Kyūshū se desarrolló rápidamente en la guerra sino-japonesa y la guerra ruso-japonesa.

¡Alto! Antes de seguir leyendo tienes que saber que esta es una segunda parte, haz click aquí para leer la primera.

Prosperó Gracias al Comercio Continental

Prosperó Gracias al Comercio

La ciudad estaba repleta de sucursales de compañías navieras, empresas comerciales y bancos. Tras la apertura del puerto en 1899, el número de barcos que llegaban al puerto fue el primero de Japón durante tres años consecutivos, y la ciudad siguió compitiendo con Kōbe por el primer puesto.

El valor de las importaciones y exportaciones también creció de forma constante, y desde finales del periodo Meiji el puerto creció hasta convertirse en el cuarto puerto comercial más importante después de Yokohama, Kōbe y Osaka. Después de la Primera Guerra Mundial, se abrió la ruta de Qingdao, y en 1932 comenzaron los barcos regulares a Dalian, en Manchuria.

Prosperó Gracias al Comercio

A medida que se acercaba la Segunda Guerra Mundial, la prosperidad de Moji comenzó a desvanecerse. El comercio se inclinó fuertemente hacia el continente chino y disminuyó rápidamente a medida que la guerra se agravaba. En 1942 se abrió el túnel ferroviario de Kanmon cerca de Dairi-machi, a unos cinco kilómetros al sur del puerto de Moji.

La estación de Dairi pasó a llamarse estación de Moji y se convirtió en la puerta de entrada a la ruta terrestre de Kyūshū. La estación original de Moji tomó el nuevo nombre de la estación de Mojikō, y la línea ferroviaria perdió importancia.

Prosperó Gracias al Comercio

¿Ya nos sigues en Facebook?

Después de la guerra, parte del muelle fue confiscado por las fuerzas de ocupación y la ciudad no se benefició de la demanda especial de la Guerra de Corea (1950-1953).

Cuando el volumen de las exportaciones de carbón disminuyó y se construyó un nuevo muelle en las inmediaciones para dar cabida a los contenedores, el puerto perdió gradualmente su papel de punto comercial. En 1988 se puso en marcha el proyecto Mojikō Retro para conservar y utilizar los edificios históricos.

El proyecto incluía la construcción de un nuevo puente levadizo, el Blue Wing Moji, y el segundo mirador en el parque Mekari, que domina la ciudad.

Desde entonces, se han añadido más instalaciones turísticas, como el Museo Conmemorativo del Ferrocarril de Kyūshū, Kaikyō Plaza y el mirador retro, lo que ha transformado la ciudad en un lugar popular del norte de Kyūshū. Por la noche, la zona se ilumina para crear un ambiente más nostálgico.