Un batallón de estudiantes cargando tejas. En el período Meiji (1868-1912), los castillos de todo Japón quedaron bajo la jurisdicción del Ministerio del Ejército, y en 1873 se promulgó un decreto para abolir los castillos.

Antes de seguir leyendo tienes que saber que esta es una tercera parte, haz click aquí para leer la segunda.

Un Batallón De Estudiantes Cargando Tejas

Con la excepción de los castillos de las grandes ciudades que se utilizaban como campamentos militares, los castillos se vendían a organizaciones y escuelas locales. El castillo de Bicchū Matsuyama también fue abandonado, pero a diferencia de otros castillos con amplios terrenos en el centro de la ciudad, este era un castillo de montaña inexpugnable.

Un Batallón De Estudiantes

Desmantelarlo para extraer material de construcción, así como transportarlo por los empinados caminos de la montaña, habría sido muy costoso. Se dice que el castillo apenas fue conservado. Fue el entusiasmo de un profesor de secundaria el que revitalizó el castillo de Bicchū Matsuyama, que había sido olvidado durante unos 60 años.

Shinano Tomoharu, el profesor de Historia que fue asignado a la Escuela Secundaria Takahashi de la prefectura de Okayama a principios de la era Shōwa (1926-1989), quedó asombrado cuando visitó el otrora famoso castillo de montaña.

Muchas de las atalayas habían quedado dañadas, los monos se habían instalado en el torreón del castillo y parecía que la construcción estaba a punto de derrumbarse. Shinano, que conocía el valor histórico del castillo de Bicchū Matsuyama, se sintió fascinado y comenzó a llevar un registro de este.

Acompañado por su hijo y sus amigos, subió la montaña muchas veces, realizó mediciones con su ayuda e hizo sus propios dibujos para describir en detalle la estructura y las dimensiones del torreón del castillo.

Un Batallón De Estudiantes

¿Ya nos sigues en facebook?

Su investigación se extendió del castillo en sí hasta la ciudad al pie del mismo, y en 1930 publicó El castillo de Bicchū Matsuyama y su ciudad al pie (publicado por la Asociación Takahashi Hōkoku).

El libro entusiasta y trabajador de Shinano hizo que los habitantes de Takahashi se dieran cuenta del “tesoro local” que yacía inactivo en la cima de la montaña, y formaron la Asociación de la Conservación Takahashi, cuyo objetivo era restaurar el castillo.

En 1939, la ciudad de Takahashi asignó un presupuesto para desmantelar y reparar el torreón del castillo y reparar los muros de tierra. Sin embargo, el presupuesto no era suficiente, y el trabajo era difícil ya que resultaba complicado transportar los materiales al castillo de la montaña. El mayor obstáculo fue la entrega de 20.000 tejas.

Un Batallón De Estudiantes

Los niños de la localidad desempeñaron un papel activo en el proyecto. Durante las vacaciones de verano, estudiantes desde la escuela primaria hasta el instituto cargaban dos kilos de tejas en sus espaldas y subían por los empinados caminos de montaña.

La pasión de una sola persona conmovió a todo el pueblo, y el castillo de Bicchū Matsuyama fue restaurado con éxito en 1940. Desde entonces, el castillo ha sido objeto de dos importantes renovaciones, una completada en 1960 y la otra en 2002.